SIGUIENTE

Blog

Cómo meditar

01b.jpg

Se ha demostrado científicamente que la meditación puede mitigar las adicciones, la depresión, la ansiedad y hasta desórdenes alimenticios. También puede ayudar a restaurar el equilibrio hormonal, mejorar la salud a nivel celular y reducir la presión arterial. Aún más, puede reducir el estrés, mejorar la claridad mental y los niveles de energía y fomentar la creatividad.

Algunos de los inventores e innovadores mas reconocidos de la historia meditaban religiosamente. La meditación es una gran herramienta para incorporar en nuestra rutina diaria, especialmente en épocas de mucho estrés. Cuando estás atravesando una ruptura, un problema en el trabajo o lidiando con una enfermedad física, la meditación puede traer mucha claridad y paz.

Pero sentarse a solas y enfrentar los propios pensamientos puede ser intimidante. Entonces, como puedes incorporar la meditación a tu estilo de vida y obtener todos sus beneficios?

· IDENTIFICA TU PORQUÉ: Por qué quieres hacer meditación? Cómo quieres que te haga sentir? Qué quieres obtener de la meditación? Mientras más claro eres con tus objetivos y expectativas con respecto a la práctica, más obtendrás de ella.
· EMPIEZA PEQUEÑO: Apenas unos pocos minutos de meditación por día puede tener un gran efecto en el cuerpo. Empieza con sólo unos minutos por día y ve agregando más tiempo hasta llegar a 25-30 minutos por día, si es compatible contigo.
· ELIGE TU MANERA: Quizás prefieres una meditación guiada para tener más estructura, o repetir un mantra en tu cabeza. O quizás simplemente prefieras concentrarte en tu respiración. Experimenta con las distintas maneras para ver qué funciona más para ti. No te limites a lo que están haciendo tus amigos o a lo que está de moda.
· HAZLO TODOS LOS DÍAS: Establece una rutina, aun que sea solo por unos cinco minutos. La clave está en la consistencia. Unos pocos minutos por día es mucho más efectivo que una hora por semana.
· PRUEBA UNA MEDITACIÓN GRUPAL: Si te gustan las clases en grupo, prueba una meditación grupal que puede ayudarte a mantenerte más conectado y comprometido.

Mi tipo de meditación, by Vicky Jackson

Yo hago 15 minutos por día todos los días justo después del desayuno. Simplemente me siento con piernas cruzadas sobre una manta y con la espalda erguida (a veces incluso lo hago sentada en la cama, con la espalda apoyada levemente sobre la pared). Después cierro los ojos y me conecto con mi respiración. Todo el foco de mi atención está puesto en la inhalación y exhalación, siguiendo el ritmo natural de la respiración. Obviamente, mi mente de disperse y empiezo a pensar en lo que voy a hacer o hizo, pero apenas noto que mi foco se a dispersado lo traigo de regreso a la respiración. Mientras más medito, menos me disperso y más conectada estoy con mi respiración. Cada día siento más claridad mental, paz y tranquilidad. Hasta mi digestión ha mejorado!



Select a location

Select a language